Seguimos en secuencia…
La paz es poder espiritual.  La paz es un atributo del Espíritu Santo, y cuando usted está caminando en paz, usted está caminando en poder. Un pacificador no es simplemente alguien que protesta contra la guerra, es aquel que interiormente ha cedido tanto a Cristo, en su espíritu y propósito, que puede ser llamado “hijo de Dios”. (ver Mateo 5:9).  A donde el va, Dios va y a donde va Dios, el va.  El no teme, es calmado, y audaz. Su paz le rodea y sale de el en la misma forma que la luz y el calor se irradian del fuego.

En las batallas de la vida, su paz es en realidad un arma.  Ciertamente, su confianza declara que usted no está cayendo por las mentiras del diablo. Vea, el primer paso hacia poseer autoridad espiritual sobre el adversario es tener paz a pesar de nuestras circunstancias. Cuando Jesus confrontó al diablo, no lo confrontó con Sus emociones o en temor.  Conociendo que el diablo era un mentiroso, El simplemente rehusó ser influenciado por cualquier otra voz que la de Dios. Su paz abrumo a Satanás. Su autoridad entonces derribó y aplastó a la mentira, y esto hizo huir a los demonios. 

Oh, gloria a Dios! 

Amen! 

Bendecido Jueves! 

Pr. Raffi Inoa. 

Desde Bonao Ciudad de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *