Nueva Mini Serie: Viendo al Invisible!

Hay momentos cuando, para guiarnos hacia una mayor autoridad y bendición, Dios debe liberarnos de nuestras experiencias anteriores. Considere el encuentro de Elias con el Altísimo en el monte de Horeb. Tres señales naturales tuvieron lugar. Pero el Señor no estaba en el viento, el terremoto o el fuego—los cuales eran símbolos conocidos para Elias. El Señor quien causó estas tres poderosas manifestaciones, no estaba en ellas.

Para Elias, las manifestaciones poderosas habían sido señal de la aprobación de Dios. Pero algo nuevo estaba próximo que requería una sumisión fresca al Dios vivo. ¡Una doble porción de poder venia! Las distintivas características de esta nueva unción no solo se verían en manifestaciones sobrenaturales sino también en mayor sabiduría y compasión.

Terremotos, fuegos y tormentas – las señales que acompañaron a Elias – son también las señales de nuestra época. Pero para recibir la doble porción, debemos aprender a reconocer la cercanía de Dios cuando no hay “terremotos” o “tormentas” que capten nuestra atención. El Señor nos exige que entremos a una más refinada relación con Él, una que esté basada en Su amor y el susurro de Su voz, no solamente en fenómenos espirituales o desastres naturales.

Espérame mañana!

Bendecido Lunes!

Pr. Raffi Inoa
Desde Bonao Ciudad de Dios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *