Fin de esta mini serie!

Por tanto, la fortaleza de nuestro caminar no surge de nosotros mismos; sino que proviene de nuestra relación con Cristo. Nuestra virtud, si puede ser definida como tal, es que hemos aprendido a priorizar la búsqueda de Dios; nuestro carácter es el producto de nuestra unidad con Él. Con esto quiero decir, no solamente Jesús es primero en nuestra lista de prioridades; Su influencia gobierna sobre todas nuestras prioridades. El inspira amor en nuestras relaciones; Su voz se vuelve la convicción en nuestra integridad. Dios hizo que “Cristo Jesús” sea para nosotros “sabiduría . . . y justicia y santificación, y redención” (1 Cor 1:30).

Así, el buscador de Dios desea encontrar el gozo del Señor atraído a cada aspecto de su alma. El sabe también que, si un área de su corazón está aislada de Dios, permanecerá el vulnerable a la manipulación del enemigo en esa área. Por tanto permítame enfatizar la verdad del salmista, y digamos con nuestra propia voz de convicción: es la cercanía de nuestro Dios lo que es nuestro bien.

Amen! Amen! Fin de la mini serie!

Bendecido domingo!

Pr. Raffi Inoa.
Desde Bonao Ciudad de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *